Hijo de nada

Soy hijo de mi padre y de mi madre,

de dos gametos, el ADN y el catecismo.

Hijo de noches en vela y dos tetas con pezones

y alguna nalgada bien merecida.

Porque porto en la sangre genes oscuros y otros más claros

y episodios de Verne en húmedas tardes de octubre,

veo y no siento las imbricaciones numerosas que me convirtieron en hombre:

si bueno por mi abuela,

si malo por mis lecturas de filosofía.

Así lo recuerdo y rindo homenaje a cuanto me hizo y me maldijo:

desde la noche en que aprendí a gozar del cuerpo

hasta el día en que mi carne se deshaga en tripas, pus y sesos.

  1. Deja un comentario

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: