Archivos para 26 agosto 2015

El tiempo en los ojos

He subido a la plataforma de Gutenberg una segunda edición de El tiempo en los ojos.

Pueden hallarla aquí.

el-tiempo-ojos-portada-2

Deja un comentario

Estallido financiero, otra vez

Reventaron las bolsas. Y luego subieron. Y luego volvieron a bajar. Pero hoy las ganancias nos llevaron de vuelta a la costa. Todo bien, entonces. ¿O no?

Arrogancia epistémica, tal como la define Nassim Taleb, sería ofrecer una explicación sobre lo que ha sucedido, tal como están haciendo todos los expertos en economía y finanzas en este momento. Pero lo cierto es que nadie la vio venir. Y nadie verá la próxima. Y lo peor es que nadie, dice Taleb, bueno, casi nadie, se da cuenta de que el problema no está en el promedio, está en los momentos de orden superior. Miren la gráfica: en promedio Wall Street no anduvo mal ayer. Pero esa es la historia del borracho al que ponemos a caminar haciendo eses sobre la línea divisoria de la carretera: en promedio, debería sobrevivir; pero el promedio, tristemente para el borracho, es un abstracción estadística, no el mundo real.

Son tiempos interesantes.

Deja un comentario

Über y el mundo por debajo

Ayer por la tarde arrancó Über en Costa Rica. En la noche se decomisaron los primeros vehículos, en operativo conjunto entre oficiales de tránsito y taxistas. Resta saber si la furia contra la plataforma durará lo que duró la campaña contra los choferes ebrios: unos cuantos meses. Pero me tiene sin cuidado la legalidad o no de la empresa, que de eso se van a venir a ocupar los tribunales. Lo que me preocupa es que nadie ve lo obvio: que Über no es exclusivo. ¿Qué impide a las cooperativas de taxis reunir un poco de capital para pagar el desarrollo de su propia plataforma? El costo no es excusa: un par de ingenieros en computación o electrónicos resolverían el asunto en dos o tres meses. Por el equipo no hay problema: a ningún taxista de los últimos que he contratado le ha faltado su celular inteligente.

Yo no creo, como Evgeny Morozov, que las plataformas como Google, Facebook, Waze, Über, nos vayan a engullir sin remedio. No si les hacemos frente: se puede competir. Establecer plataformas en la nube no es ciencia de altos vuelos: hasta un chico de Harvard lo puede hacer.

Pero si temo que es asunto de iniciativa. Y esa, como dice Edmund S. Phelps aquí, cuesta encotrarla cada vez más. Es más fácil esconderse en la concha, más fácil pedir que venga el Estado en nuestra ayuda. Con solo unos miles de dólares invertidos, hace rato que los taxistas de Costa Rica habrían tenido su plataforma (y no creo que los cientos de taxistas que tiene este país no se las puedan agenciar para aportar cien dólares cada uno). Habrían tenido el negocio montado, antes que se aparecieran los bárbaros del norte. Ahora la pelea les será cuesta arriba. (que se busquen la historia de los Luditas en la Wikipedia, y así de paso se enteran algunos que no solo para Facebook y Whatsapp sirve el celular).

Deja un comentario