Archivos para 9 enero 2013

Confesión de indolencia

Quiero empezar al año con confesiones y justificaciones antes que con promesas. Ha pasado un año y sigo si escribir nada nuevo, lo que se me viene haciendo costumbre desde hace bastante rato –al menos desde hace un año.
Hay siempre una excusa para no arrancar y aquel sentimiento de culpa que antes al menos servía de latiguillo flojo hoy no es ni siquiera una comezón convincente. Es quizás problema de leer tanta literatura científica en los pasados meses (es una de las consecuencias de adquirirse un lector-e y las facilidades de bajar ahora casi cualquier libraco por internet), y pues bueno, con tanto estudio estadístico sobre el comportamiento, bien dotado de resonancias magnéticas cerebrales, pues últimamente voy creyendo que quienes no encuentran problema en cada día sentarse a escribir lo hacen porque, así como yo no lo tengo en bajarme como hoy un paquete entero de suspiros merengados (y ayer una torre de galletitas de chocolate, y unas cuantas obleas rellenas de crema), éstos tiene la pulsión insaciable de escribir metida debajo del resuello. No hay un esfuerzo racional sino una manía que no se puede ahorcar, que aprisiona la voluntad y la retuerce en la dirección de la letra, como la que a mí me enlaza la mano y la dirige hacia el paquetito de celofán, lleno de esa delicia sucrosa que sé bien me llenará de caries los dientes y de sebo la cintura. 
Pero hoy, tendido en la cama, refugiado del verano austral patagónico a 35 grados, he descubierto que con todo y eso, no resiento sinceramente que mis ansias sean más prosaicas que las de escribir un bestseller (y a la vez agradezco que sea un vicio inocente este de comer dulces sin freno en vez de llenar de más letras inútiles el mundo, y no uno de esos que para satisfacer corre uno riesgo de irse a la cárcel o peor, lograr ser electo presidente sospechando que el cáncer a cuestas no te piensa dejar asumir).

Deja un comentario