Las causas de la tormenta

Ha pasado la tormenta. Parece que la calma se establece. Pero quedan las causas, muchas, que en cualquier momento pueden volver a sacudir este barco que, por ahora, ha mostrado aún ser de casco sólido y sellado, pese a los embates del océano y las ocurrencias de tantos malos capitanes. Entre todas las causas, quizás la más apremiante, la necesidad de que una vez por todas las castas gobernantes nos otorguen ese derecho que nos es vedado a todos los costarricences: el de poder elegir directamente a nuestros representantes ante el congreso y los concejos municipales. Se ha esperado mucho por este derecho. Ojalá que no lleguemos nunca a la necesidad de buscarlo por otros medios.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Dejá un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: